lunes, 19 de marzo de 2007

Magnetismo



He aquí un verdadero monumento a nuestra historia, asi como tambíen un testigo de la magia practicada por nuestros ancestros, además de una tremenda obra de arte precolombino y potente centro magnético de nuestra tierra: LA PIEDRA DEL GUANACO.

Para quien no la conozca aún, está ubicada en Cochiguaz (Valle del Elqui), en la Hacienda del Parque Ecológico Río Mágico, y contiene dibujos ( o "petroglifos" si no me equivoco) de las culturas Molle, Inca y Diaguitas; impactan no solo la dimensión de la misma, sino también la significación de cada uno de los dibujos, donde se cuentan innumerables guanacos (Diaguitas), imágenes de templos (Molles) y Serpientes sagradas (Incas).

Todas estas imágenes están sobre una faz que se ve intencionalmente creada y orientada hacia el "Norte", digo esto necesariamente entre comillas ya que al tratarse de un centro magnético, y al estar Marla y Yo en ese lugar casualmente con una brújula, hicimos el experimento...

Nos situamos frente a la piedra en dirección a las montañas y la brújula indicó el norte precisamente en esa dirección (llamémosle 0º). Luego, nos situamos al costado izquierdo de la piedra y....El norte cambió!!! ahora indicaba algo asi como 20º a la derecha. Posteriormente a la inversa, nos situamos al costado derecho de la piedra y el resultado fue recíproco: 20ºapp a la izquierda!! Toda una experiencia.

Más allá del hecho "científico" o empírico, lo potente de ese encuentro no fue solo darse cuenta del fenómeno energético del momento, sino tambíen lo fue conectarse con los ancestros de aquel lugar, con una parte fundamental de su cosmovisión y con la evidente realidad de darse cuenta de todo lo que uno NO ve por el solo hecho de estar en la ciudad, partiendo ni más ni menos que por las estrellas.

Darse cuenta de lo potente de las energías a todo nivel, y aún asi me dejo sorprender después de esto por recordar que un tal Ernst Blöch quiso entre sus teorías explicar el AMOR a través de la teoría de atracción de los cuerpos (relacionado con la gravitación).

Abrir los sentidos, dejarse impresionar, no dejar de sentir y de pensar .