martes, 4 de septiembre de 2007

Santa María de las mantas negras











Impresionante experiencia, extraña y alucinante a la vez, además de inesperada resultó ser nuestra participación como orquesta junto a nada menos que QUILAPALLÚN, en la conmemoración de los 100 años de la matanza de Santa María, ocasión donde interpretamos la homónima cantata compuesta por Luis Advis. De una semana a otra nos enteramos que la invitación estaba hecha , teniendo de pronto enfrente a tres integrantes de los Quila ensayando con nosotros con la mejor disposición del mundo. El arreglo orquestal era una joyita de Guillermo Riffo, lleno de "accidentes" debido a la extraña afinación de las quenas; por lo que además resultaba un excelente ejercicio musical.



Veníamos saliendo de una intensa semana de ensayo todos los días en un seminario de Música barroca junto a Cristobal Urrutia; director especialista en el tema, donde abordamos Concertos Grosso de Corelli, Bach y una suite de J.B Lully, una bella muestra del refinamiento francés de la época, bello...y no sólo eso, sino tambíen de un ajetreado y también bello encuentro de orquestas inafantiles y juveniles de la V región, donde tuve alumnos en el escenario y donde pisé el mismo también como alumno en la ya mencionada orquesta....UFFFFFFFFF



Me cansé de puro escribirlo, pero fue absolutamente enriquecedor e intenso todo lo que sucedió durante aquella semana.



Volviendo a los Quila, llegué directo al concierto, obligado a saltarme el ensayo general por motivos de trabajo, lo que incrementaba notablemente mis dosis de adrenalina. Primera parte del concierto: Varias joyas de Victor Jara salían de aquellos testigos y protagonistas de la Historia reciente de nuestro país, además de una que otra de doña Violeta y temas originales con claras evocaciones festivas, para saborearlo minuto a minuto...luego , en la segunda parte, subimos al escenario con el municipal LLENO y Quilapayún recibiendonos con la cara llena de risa. La cantanta, bella y bien tocada. Intensa hasta el fin. Luego del ultimo acorde y según supe, con muchas lágrimas derramadas entre el público, llegó la ovación desde las butacas y tablones , con bis, himno del partio`y EL PUEBLO UNIDO incluído (episodio que obedece al rito mas que al sentimiento de lucha de donde provino el canto. Sin duda).....sencillamente electrizante.



Para continuar, luego de terminado al concierto, me acerco a Carlos Quezada (integrante de los Quila) a saludarlo por un motivo muy especial, le digo: ¿Don Carlos Quezada?-Sí,- contestó-"Quería saludarlo por que al parecer mi madre conoce a su hermana, tiene ud. una hermana cierto?". -Sí- volvió a contestar, "María Teresa", agregó.



Lo que pasa es que al parecer mi nombre es debido a su marido un tal David.. ¿Está casada aún?



Si claro, con David Canales,contestó. Mañana la veo ¿como se llama tu mamá?, "María Eugenia" le daré saludos entonces......



Al parecer el tal David Canales fue un fiel compañero de lucha de mis padres, que se ganó su respeto a tal punto que quisieron ponerme su nombre antes que cualquier otro..



Que más...






Antes de cerrar este extraño artículo, no puedo dejar de mencionar una de esas "confidencias de camarín"; un compañero violinista dijo antes de la tocata.."Si mi vieja supiera que estoy aquí me mata, es terrible de pinochetista..." y agregó..."y más encima yo estudíe en esa escuela"......"LA DURAAA????" le preguntamos..."si po" ; "oye....y pasaban cosas o no? debe tener la tremeda carga ese lugar"....mm



"Si po, se sienten los Gritos aún."



..................



....



..



.